Muchas de sus preguntas deben enfocarse en problemas potenciales y problemas de mantenimiento. ¿Hay que reemplazar algo? ¿Qué cosas requieren un mantenimiento continuo (por ejemplo, pintura, techo, aire acondicionado, electrodomésticos, alfombras)? También pregunte sobre la casa y el vecindario, enfocándose en temas de calidad de vida. Asegúrese de que las respuestas del vendedor o del agente de bienes raíces sean claras y completas. Haga preguntas hasta que entienda toda la información que han dado. Hacer una lista de preguntas con anticipación lo ayudará a organizar sus ideas y organizar toda la información que reciba.

El Apartado:

Es la suma de dinero que se usa para demostrar su seriedad al querer comprar una casa. Debe ser lo suficientemente sustancial como para demostrar buena fe y generalmente está entre el 1 y el 5% del precio de compra (aunque la cantidad puede variar según las condiciones y las costumbres locales). Si su oferta es aceptada, la suma de dinero se convierte en parte de su pago inicial o gastos de operacion. Si la oferta es rechazada, su dinero es devuelto a usted. Si se retira de un trato, puede perder la cantidad total.

Oferta Inicial

Escuche los consejos de su asesor inmobiliario, pero siga sus propios instintos para decidir un precio justo. El cálculo de su oferta debe incluir varios factores: En cuanto se venden las casas en el área, la condición de la casa, cuánto tiempo ha estado en el mercado, los términos de financiamiento y la situación del vendedor. Cuando esté listo para hacer una oferta, debe tener una buena idea de lo que vale la casa y lo que puede pagar. Y, prepárese para la negociación de dar y recibir, que es muy común al comprar una casa. El comprador y el vendedor a menudo pueden ir y venir hasta que puedan acordar un precio.

Oferta:

Su Asesor Inmobiliario lo ayudará a hacer una oferta, que incluirá la siguiente información:

  • Descripción legal completa de la propiedad.
  • Cantidad de dinero
  • Pago inicial y detalles de financiación.
  • Fecha de propuesta
  • Precio que estas ofreciendo
  • Fecha de respuesta de propuesta
  • Tiempo que dura la oferta
  • Detalles del trato.

Recuerde que un compromiso de venta depende de negociar un contrato satisfactorio con el vendedor, no solo de hacer una oferta.

Avalúo:

No es obligatorio, pero es una buena idea. Luego del avaluó, podrás saber detalles o preguntas sobre el avaluo y cualquier área problemática. Esta también es una oportunidad para escuchar una opinión objetiva sobre la casa que le gustaría comprar y es un buen momento para hacer preguntas generales de mantenimiento.

¿Que hace un inspector?

Un inspector verifica la seguridad de su nuevo hogar potencial. Los inspectores de viviendas se centran especialmente en la estructura, la construcción y los sistemas mecánicos de la casa y le informarán únicamente las reparaciones que son necesarias.
El inspector no evalúa si está obteniendo o no un buen valor por su dinero. Generalmente, un inspector verifica (y da precios para reparaciones): el sistema eléctrico, la plomería y la eliminación de desechos, el calentador de agua, el aislamiento y la ventilación, la fuente y la calidad del agua, la posible presencia de plagas, la cimentación, las puertas , ventanas, techos, paredes, pisos y techo. Asegúrese de contratar a un inspector de viviendas que esté calificado y con experiencia.

Es una buena idea realizar una inspección antes de firmar una promesa de compra por escrito, ya que, una vez que se cierre el trato, habrá comprado la casa «tal como está». O bien, puede incluir una cláusula de inspección en la oferta al negociar una Una cláusula de inspección le da un «fuera» de comprar la casa si se encuentran problemas serios o le da la posibilidad de renegociar el precio de compra si se necesitan reparaciones. Una cláusula de inspección también puede especificar que el vendedor debe solucionar el (los) problema (s) antes de comprar la casa.

No hay un número determinado de casas que deberías ver antes de decidirte. Visita tantas como sea necesario para encontrar el que deseas. En promedio, los compradores de casas ven 15 casas antes de elegir una. Solo asegúrese de comunicarse a menudo con su agente de bienes raíces sobre todo lo que está buscando. Te ayudará a evitar perder tu tiempo.

Además de comprobar que la propiedad cumple con sus requisitos mínimos y listas de deseos, puede considerar lo siguiente:

  • ¿Hay espacio suficiente para el presente y el futuro?
  • ¿Hay suficientes dormitorios y baños?
  • ¿Es el hogar estructuralmente sano?
  • ¿Funcionan los sistemas y aparatos mecánicos?
  • ¿Es el patio lo suficientemente grande?
  • Le gusta el plan básico?
  • ¿Cabrán tus muebles en el espacio? ¿Hay suficiente espacio de almacenamiento?
  • Imagine la casa con buen y mal tiempo. ¿Estará feliz con ella durante todo el año?

Tómese su tiempo y piense detenidamente en cada casa que vea. Pídale a su agente de bienes raíces que le indique los pros y los contras de cada hogar desde un punto de vista profesional.

La Institucion Hipotecaria considera su relación deuda-ingreso, que es una comparación de sus ingresos brutos (antes de impuestos) con los gastos de vivienda y no vivienda. Los gastos no relacionados con la vivienda incluyen deudas a largo plazo como pagos de préstamos para automóviles o estudiantes, pensión alimenticia o manutención infantil. La Hipotecaria también considera el efectivo disponible para el pago inicial y los costos de cierre, historial de crédito, etc. al determinar el monto máximo de su préstamo.

Exasinm cuenta con socios Hipotecarios que pueden ofrecerle la mejor opcion de financiamiento, pregunte a su Asesor Inmobiliario.

Los dos realmente no se comparan en absoluto. La única ventaja de alquilar es que generalmente está libre de la mayoría de las responsabilidades de mantenimiento. Pero al alquilar, pierde la oportunidad de acumular capital, aprovechar los beneficios fiscales y protegerse contra los aumentos de los alquileres. Además, es posible que no tenga la libertad de decorar sin permiso y puede estar a merced del propietario de la vivienda.

Ser propietario de una casa tiene muchos beneficios. Cuando haces un pago de hipoteca, estás acumulando capital. Y eso es una inversión. Ser propietario de una casa también lo califica para beneficios fiscales que lo ayudan a lidiar con sus nuevas responsabilidades financieras, como el seguro, los impuestos sobre bienes raíces y el mantenimiento, que pueden ser sustanciales. Pero dada la libertad, la estabilidad y la seguridad de ser dueño de su propia casa, valen la pena.

Puedes averiguarlo haciéndote algunas preguntas:

  • ¿Tengo una fuente de ingresos estable (generalmente un trabajo)?
  • ¿He estado empleado regularmente durante los últimos 2-3 años?
  • ¿Es mi ingreso actual confiable?
  • ¿Tengo un buen historial de pago de mis cuentas?
  • ¿Tengo dinero ahorrado para un pago inicial?
  • ¿Tengo pocas deudas pendientes, como pagos de automóviles?
  • ¿Tengo la posibilidad de pagar una hipoteca cada mes, más los gastos adicionales?

 

Si puede responder «sí» a estas preguntas, probablemente esté listo para comprar su propia casa.

Abrir chat
1
Escanea el código
WhatsApp Exasinm
¡Hola contactanos vía WhatsApp para una mejor atención!